Área Técnica
FitoCuadernos
Laboratorio


 

RECOMENDACIONES DE CULTIVO > Adversidades de la remolacha

Adversidades de la remolacha: Cleonus (Temnorhinus mendicus)

Información sobre la adversidad

Descripción y características: El Cleonus (Temnorhinus mendicus) es un curculiónido de gran tamaño (18-20 mm) que produce daños tanto en estado adulto como en estado de larva .

 

Esta plaga es frecuente en el sur de España y se recrudece tras los años de sequía.

 

A pesar de que posee alas sus desplazamientos los realiza andando.

 

Pasa el verano en estado adulto, enterrado en el suelo. Con la lluvia de otoño entra en actividad, buscando remolacha para alimentarse. A principio de primavera se registra la mayor actividad de Cleonus, coincidiendo con el período de acoplamiento y puesta . La hembra pone sus huevos aislados próximos a la raíz de la remolacha. Al eclosionar la larva come de la raíz y va descendiendo y produciendo unos característicos surcos, llegando a veces a penetrar en el interior.

 

Síntomas y daños: Los daños se producen en dos momentos críticos:

 

a)      Primeras invasiones durante la nascencia de la remolacha (Fig.3); el daño lo provoca directamente el adulto y se produce en parcelas muy contaminadas, coincidiendo generalmente con parcelas repetidas de remolacha o lindantes con rastrojos de remolacha y afectadas el año anterior. El insecto se alimenta de la plántula y pueden hacer necesaria la resiembra. Cuando provienen de parcelas colindantes, el síntoma es muy característico, pues se aprecian desde lejos las amplias marras provocadas por las entradas de “oleadas” de insectos por las lindes.

 

b)      Invasiones de final del invierno y principio de la primavera, que son las más comunes. En este momento a planta tiene suficiente masa vegetal como para soportar el daño del adulto; las hembras, después de acoplarse, depositan los huevos junto a la raíz y las larvas descienden produciendo profundos surcos, con lo que la raíz retrasa su crecimiento y además se abre una vía de entrada directa para algunos patógenos (hongos y bacterias) secundarios (Fig.4). En esta fase lo más probable es que no se detecten los síntomas (mordeduras en las hojas), por lo que son necesarias medidas de detección (trampas de captura).

Control de la adversidad

Medidas de control

 

Para reducir los daños del Cleonus es preciso respetar la rotación no repitiendo remolacha sobre remolacha.

 

Si se conocen fuertes ataques el año anterior en parcelas lindantes o próximas es necesario proteger la semilla con imidacloprid o utilizar insecticidas microgranulados. Además es conveniente realizar una banda de protección con alta cantidad de semilla (1 m de ancho) alrededor de la parcela.

 

Es crítico el momento de iniciarse la puesta; para detectarlo se colocan trampas estratégicamente (Fig.5), según el tamaño de la parcela: una batería de 5-10 trampas en la linde y otra 20 m hacia dentro en las parcelas grandes, y una batería exterior de 5 trampas en las parcelas pequeñas. Semanalmente se analizan las capturas y cuando se alcance el umbral de 2 insecto/trampa/día acumulado (2 itda), o bien se observan 0.5 hembras con huevos/trampa/día acumulado, se comienza con las aplicaciones.

 

El insecticida actualmente recomendado por AIMCRA para el control de este insecto es zeta-cipermertrín 10% a 0,4 L/ha.