Área Técnica
FitoCuadernos
Laboratorio


 

RECOMENDACIONES DE CULTIVO > Adversidades de la remolacha

Adversidades de la remolacha: Esclerocio

Información sobre la adversidad

Nombre científico: Sclerotium rolfsii

 

Síntomas: los síntomas producidos por el ataque de este hongo son un marchitamiento de las hojas, primero temporal, y más tarde permanente, y la pudrición de la raíz, que se cubre de unas gruesas hebras de micelio algodonoso (“Podredumbre blanca”) sobre las que aparecen numerosos esclerocios esféricos. Estos son al principio blancos y van volviéndose marrones claros y luego oscuros al madurar. Los primeros síntomas se suelen detectar durante los meses de abril-mayo.

 

Los esclerocios son órganos de resistencia del hongo: viven en el suelo y sirven como fuente de inóculo. Son extendidos por los aperos de cultivo y el agua de riego. La enfermedad es favorecida  por la humedad en el suelo y las altas temperaturas.

 

Distribución: En España, el ataque de Sclerotium rolfsii a la remolacha sólo resulta importante en Andalucía.

 

Daños: Sclerotium rolfsii provoca daños graves en el cultivo en la zona sur de España, donde puede producir unas pérdidas que oscilan entre un 5% (ataques leves) hasta un 80% en parcelas fuertemente afectadas. Si las condiciones de temperatura y humedad son elevadas, se puede desarrollar de forma vertiginosa, llegando a destruir toda la parcela en pocos días .

Control de la adversidad

La amplia gama de huéspedes hace difícil la reducción del inóculo del suelo. La utilización de solarización mediante plásticos+inundación ha dado buenos resultados, aunque sólo es viable para hacerlo sobre rodales pequeños (nuevas fincas infestadas) por su elevado coste económico. En parcelas con antecedentes, lo más importante es realizar siembras tempranas (octubre) para realizar una recolección muy temprana, de finales de mayo-principios de junio, y de esta forma “escaparse” de la enfermedad. Es recomendable el uso de la vertedera. Es importante limpiar los equipos de recolección cuando salen de parcelas afectadas, para evitar nuevas infestaciones. En la actualidad AIMCRA está investigando con el uso de variedades tolerantes y control químico con fungicidas de la familia de las estrobilurinas.

 

Este hongo tiene un amplio rango de huéspedes: pepino, melón, judía, fresa, patata, soja, tomate, zanahoria, garbanzo, cacahuete, remolacha, habas, trigo, girasol, banana y caña de azúcar.