Área Técnica
FitoCuadernos
Laboratorio


 

RECOMENDACIONES DE CULTIVO > Adversidades de la remolacha

Adversidades de la remolacha: Cásida

Información sobre la adversidad

Descripción y características

 

La cásida o chinche de la remolacha que habita en España es Casida vittata. Es un crisomélido de fácil identificación por presentar los élitros un color verde-metálico. Esta plaga es endémica del Sur de España. Los adultos llegan al cultivo en el mes de febrero-marzo y comienzan a hacer las puestas, en huevos aislados o pareados, sobre todo por el envés de las hojas (Fig.1). Las larvas tienen un aspecto muy característico y van acumulando y transportando sus propios excrementos (Fig.2). Normalmente en el cultivo hay dos generaciones, aunque es la primera generación la que produce daños.

 

Síntomas y daños

 

Tanto los adultos como las larvas se alimentan del parénquima foliar, produciendo un daño de aspecto típico de "perdigonada" (Fig.3).

 

Con poblaciones altas y ataques tempranos (finales de invierno-principios de primavera) se produce una grave pérdida de superficie foliar.

Control de la adversidad

Los huevos de Cásida son muy sensibles a los piretroides; en este estadío se reducen de forma drástica los daños, se detectan y cuantifican fácilmente las poblaciones y las dosis y productos usados  son más económicos que los tradicionales. La puesta generalmente está suficientemente concentrada para que una única aplicación sea suficiente.

Sin embargo los piretroides no tienen eficacia sobre las larvas y los adultos. En este caso es necesario usar clorpirifos. En condiciones de ataque normales es suficiente con una sola aplicación.